Cuidados de bonsáis
Conectar o Registrarse
  Recuérdame
 Recordar contraseña
 
   Alquiler
   Alquiler de pisos

   Bricolaje
   Carpintería
   Fontanería
   Ideas y sugerencias
   Pintura

   Comprar pisos
   Elección del piso
   Proceso de compra

   Curiosidades
   Casas de famosos
   Casas de vacaciones de los famosos
   Las mansiones de las estrellas
   Muy interesante

   Decoración
   Accesorios de decoración
   Baños
   Cocinas
   Decoración de Navidad
   Despachos
   Escaleras
   Estilos de decoración
   Habitaciones
   Salones

   Exteriores
   Jardines
   Piscinas
   Jardinería
   Riegos de las plantas de interior
   Fertilización de las plantas
   Trasplantar una planta
   Luminosidad de las plantas de interior
   Cuidados de bonsáis
   Poda estructural de bonsáis
   Acolchados para plantas

   Hipotecas
   Conceptos e ideas
   Tipos de hipotecas

   Hogar
   Climatización
   Encimeras
   Paredes
   Sofás
   Suelos

   Seguros
   Seguro de hogar


1
Cuidados de bonsáis
0

Riegos
El principal alimento de un bonsái es el agua. Por ello, debemos prestarle mucha atención al agua que le suministramos. La cantidad suministrada es muy importante: con poca morirá y con demasiada también. Demasiada agua los pudre y poca los reseca. Aunque como ya hemos dicho en otras ocasiones, siempre es mejor quedarse corto que pasarse.

Lo ideal para acertar con la cantidad idónea es no pensar en una cantidad teórica y fija, sino observar la planta y darnos cuenta de las necesidades que tiene. Y es que las reglas absolutas no funcionan, ya que cada árbol es diferente, no todos están colocados en el mismo lugar, ni reciben la misma luz, ni tienen las mismas necesidades... Cuidados de bonsáis

El riego debe hacerse diariamente mediante la técnica de la humidificación: regar la planta con una lluvia fina por la parte superior de la planta. El agua debe chorrear sobre las hojas para lavar las hojas, eliminando así posibles elementos perjudiciales.

Aunque la cantidad de agua que utilicemos sea perfecta, si el substrato no es suficientemente drenante, nuestro bonsái no crecerá bien. Evita el mantillo porque éste o se se seca rápidamente o conserva demasiada humedad, dependiendo del tipo de mantillo que sea. Los mantillos "especial bonsái", aunque parezca mentira, no son apropiados para el cuidado del bonsái. El substrato que te recomendamos es una mezcla de piedra pómez, puzolana, akadama y arena gruesa.

Fertilización
Los bonsáis se alimenta a través de sus raíces y de sus hojas. Con las hojas capta la luz necesaria para la fotosíntesis, el agua y el gas carbónico de la atmósfera, y con las raíces bebe y absorbe los minerales y oligoelementos necesarios.

El fin de la fertilización es recrear una flora microbiana activa, generada ésta por la asociación del oxígeno, las aportaciones de abonos orgánicos sucesivos y la descomposición de los elementos orgánicos. La fertilización es un elemento importantísimo en los cuidados de un bonsái.

La fertilización debe realizarse durante la temporada vegetativa: primavera-otoño. Aún así, dejemos una pausa de estiércol líquido durante los fuertes calores de los meses julio y  agosto. 

En otoño, los árboles cogen provisiones para el invierno, así que podemos engordarlos hasta finales de noviembre. Serán estos depósitos los que ayudarán al espesamiento del tronco y las ramas, a un mejor agarre y a un mejor y mayor crecimiento en la siguiente primavera.

Imprimir artículo Enviar por email   1 comentario Insertar comentarios


Tags:   bonsáis, cuidados, exteriores, fertilización, jardinería, plantas, riegos
Contacto HogarPedia.com :: Bricolaje, decoración, hogar, pisos, hipotecas, seguros, alquiler.
Aviso Legal